Las marcas viales existentes a veces sufren variaciones para adaptarse a las nuevas necesidades que se producen en las carreteras. El eliminado de las mismas puede realizarse mediante borrado con pinturas convencionales y de plástico en frío de dos componentes de color negro o mediante un proceso de fresado de la marca vial antigua.